Se cumplen 4 meses desde que comenzaron las medidas de distanciamiento social generado por la expansión del COVID19, situación que ha generado que las empresas se encuentren implementando protocolos para evitar el contagio de sus colaboradores, clientes y proveedores, con el objetivo de anteponer en todo momento la salud y la vida. Sin embargo, esta situación ha traído consigo, un efecto económico adverso por el cierre de algunas empresas que no pudieron continuar ante la baja de ventas, la cartera vencida y el incremento de los costos, motivo por el cual el empleo ha caído en niveles históricos.

El impacto que la pandemia ha generado en los ingresos de las familias ha sido inaudito. De acuerdo a cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a nivel mundial se han perdido 400 millones de puestos de trabajo , por otro lado, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al corte de junio y tras 4 meses de contingencia, han dejado de existir 1 millón 113 mil 677 empleos y en Jalisco 82 mil 201.

Detrás de la pérdida de empleos se esconde un gran problema, la baja en el ingreso y por consecuente el crecimiento en las brechas de pobreza y desigualdad; muestra de ello son los resultados del informe sobre pobreza laboral en México, presentado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) que pasó del 35.7% de la población en el primer trimestre de 2020 a 54.9% en mayo de 2020, dejando ver los efectos de la pandemia en los ingresos de los colaboradores.

Con base a estimaciones de Coparmex, el pago de nóminas representa un poco más de 26 mil millones de pesos al mes, es decir mes con mes se mueve en la economía de nuestro estado esa cantidad con la cual los colaboradores y sus familias, pueden cubrir sus necesidades de alimentación, salud y educación para sus hijos, sin embargo y con el cierre de algunas empresas que no soportaron la situación, hoy más de un millón de personas son vulnerables a caer en la pobreza y los efectos que ello conlleva en su desarrollo.

Pobreza

Ante este contexto en Coparmex se han propuesto una serie de medidas para apoyar a los colaboradores, entre ellas los “Remedios Solidarios”, iniciativa que busca apoyar el pago de nóminas, transferencias a personas que perdieron su ingreso, así como la generación de incentivos para la contratación.

Hoy más que nunca es necesaria la colaboración, la empatía y el trabajo en conjunto de todos, empezando con el cuidado de nuestra salud para evitar un incremento de los contagios, así como el cuidado de la economía y los empleos. La unidad ha demostrado ser una gran fórmula para resolver de mejor manera los problemas públicos, es momento de ir todos en una misma ruta y de esta forma, salir lo más pronto posible de esta contingencia.

Share:

Coparmex Jalisco

administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *