A raíz de la guerra en Ucrania, la importancia de la paz ha vuelto a los primeros planos. Aunque es uno de los términos políticamente correctos más utilizados en los discursos públicos, desde Miss Universo hasta La Mañanera, la paz toma relevancia cada vez que hay guerra, como si dependiera de ella. Es la paz entendida solamente como la ausencia de guerra, de violencia, de conflicto. Sin embargo, bien visto el panorama, la paz es mucho más que eso.

La paz es un proceso que conduce a la plena satisfacción de las necesidades del ser humano. En ese sentido, la paz es un bien superior que comprende la suma de otros bienes trascendentes, como la justicia, el bienestar, la salud, la armonía, etc. De la misma forma, podemos entender la guerra no únicamente como el conflicto violento entre dos entidades, sino como la falta de posibilidades de realización plena de los seres humanos. Y así, la guerra y la paz nos convierten en sus protagonistas, no en los espectadores de un enfrentamiento armado lejano. Son parte de nosotros.

Por eso, es tan importante el fomento y desarrollo de la cultura de la paz. Hacerla parte de nuestra vida cotidiana, en especial, mediante el uso consciente de la que es, quizá, nuestra principal herramienta: la tecnología. Ésta es la propuesta esencial de Tecnología y nuevos modelos de negocio para la paz, editado por la Universidad Anáhuac y LID Editorial.  

Esta publicación parte de la idea de que la tecnología es factor determinante de cambio en nuestras vidas, tanto en lo personal como en lo profesional y social; y que puede dar lugar a un uso positivo, como en el caso de las tecnologías de la información, la salud digital, la ciberseguridad, la innovación médica, la inteligencia artificial, la agrotecnología y tantos otros impresionantes ejemplos, que aparecen hacia donde miremos. Pero, también, tiene aplicaciones negativas y peligrosas como el desarrollo y proliferación de armas nucleares, productos y procesos que deterioran el medio ambiente, innovaciones que fomentan el desequilibro social, etcétera.

Los autores analizan los factores fundamentales en el uso consciente de la tecnología, proponen poner siempre al hombre en el centro, plantean alternativas y prácticas para conseguirlo, presentan testimonios y casos de éxito en la aplicación virtuosa de la tecnología de empresas y organizaciones nacionales e internacionales. En la obra se incluyen códigos QR de material audiovisual abierto en internet, para convertirla en una plataforma dinámica de aprendizaje para informar, crear conciencia, inspirar y guiar a los lectores hacia un mejor uso de la tecnología, para el desarrollo de sociedades más equitativas, solidarias y pacíficas.   

La Organización de las Naciones Unidas aprobó, desde 1999, la Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz. Este libro de IDEA, el Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac, es una importante contribución para llevar aquella declaración a la práctica y enfrentar los desafíos del siglo XXI, generando soluciones que abonen a una cultura de paz a partir de la tecnología.

Share:

Gerente de comunicación de LID Editorial Mexicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.